LA IMPORTANCIA DE UN ECOSISTEMA AMIGABLE PARA EL APRENDIZAJE

LA IMPORTANCIA DE UN ECOSISTEMA AMIGABLE PARA EL APRENDIZAJE

  • Compartir

El aprendizaje puede ser definido como aquel proceso mediante el cual una persona adquiere distintos conocimientos, desarrolla habilidades y valores por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia. Este proceso está influenciado por distintas situaciones, siendo el contexto o ambiente un aspecto central, ya que puede favorecerlo o limitarlo. De esta manera, las redes de apoyo se constituirán en un factor clave a la hora de facilitar o no el aprendizaje.   Las redes de apoyo constituyen un elemento importante para el bienestar del individuo, pues es gracias a ellas que la persona encuentra un lugar donde pertenece y se identifica al compartir experiencias e intereses con otras personas con las cuales puede confiar o contar en periodos de necesidad. Lo anterior cobra vital importancia, más aún cuando se reconoce que las emociones ayudan a fomentar el aprendizaje, ya que pueden estimular la actividad de las redes neuronales, reforzando las conexiones sinápticas.   En la vida cotidiana, las personas pueden encontrar dos tipos de redes de apoyo: las formales y las informales. Las primeras las constituyen las instituciones que trabajan para realizar acciones y, así, enfrentar alguna situación o problemática de la sociedad o de una comunidad. Por su parte, las redes informales, son aquellas que se establecen con familiares y amistades que constituyen un eje importante para fomentar el empoderamiento de las personas a través del establecimiento de grupos.   Una red de apoyo sólida permitirá a los individuos rodearse de personas que brindarán la seguridad de saber de que alguien estará para cuando se le necesite y aportará positivamente al proceso de crecimiento personal y, por ende, al aprendizaje.   Teniendo en cuenta lo anterior, la red de apoyo central que debiera tener una persona está en los miembros que configuran el hogar. Los miembros de la casa determinan valores, afectos, actitudes y modos de ser, por eso, la vida en familia es un eficaz medio que determina el proceso de aprendizaje. Sin embargo, si no existe un entorno familiar facilitador de este, se recomienda apoyarse en personas significativas que permitan configurar una red de apoyo.   Otra red de apoyo fundamental son las amistades positivas, puesto que proporcionan el campo para el desarrollo emocional y social, además ofrece el apoyo a los cambios sociales (por ejemplo, pasar del colegio a la universidad) y sirven de referencia para la identidad personal.   En consecuencia, contar con una red de apoyo sólida y positiva favorecerá el aprendizaje, recordando que estas redes se pueden ir construyendo a lo largo de la vida, a partir de las personas que se van conociendo en los distintos contextos donde puede participar una persona.

Artículos relacionados